lunes, 16 de enero de 2012

El lamento de la Nada...

La decadencia de un mundo encerrada en un instante, el delirio vertical de una realidad deforme, un murmullo que recorre los grises paisajes de una naturaleza muerta, una librería repleta de poemas prohibidos que ni la más valiente de las bocas osa recitar, el resplandor de una estrella sin brillo, que confunde los sentidos y despierta las almas del inframundo que se alzan ansiosas en armas, ocultas a los civilizados ojos de la domesticación y sus siervxs, presxs de un eterno presente, de la patética auto-compasión de quien guarda la esperanza de morir cuanto antes por no soportar la tortura, por no rebelarse contra la monotonía. El llanto de quienes se resignaron al pretexto cotidiano de evadir la derrota. Ánimas en pena encarceladas en vidas de metal, de hormigón y lágrimas, vidas de plástico, vidas de miedo, vidas vacías vividas por nadie.

La eyaculación petrolífera de una civilización enferma, la ausente caricia del viento, el veneno del aire, el amargor de la lluvia ácida, el vómito de los mares y los frondosos bosques heridos de gravedad, agonizantes, ardiendo en lecho de muerte, antes poblados por bellos seres de mil colores que hoy se extinguen como la llama que antes iluminaba nuestros corazones, hoy vacua, fría, fallecida tras sus últimas súplicas ignoradas como las demás por codicia e insensatez. El secuestro de nuestros deseos, el desarraigo de nuestra esencia, el sádico ojo del tiempo, vigilando, quizá en vano marcando con el incesante ciclo de la aguja los pasos de fantasmas que recorren las ruinas de paraísos que no existen. El asesinato de las ilusiones, el adiestramiento de la inocencia, el letargo de la tormenta que aún no ha sucedido a la calma, los relámpagos que ya no cruzan el cielo, oscuro, amenazante. La visión efímera de un segundo de caos, la desafiante mirada del abismo, el asalto al Olimpo y el épico viaje al Hades griego, metáfora de la agónica travesía que realizamos en busca de tantos sueños robados. La reminiscencia de un destello, la soledad de lxs héroes y heroínas en un mundo de villanxs, el crepitar de la hoguera de la revuelta iluminando los días de este mundo apagado, la batalla de lo humano contra lo salvaje, la miseria de lxs sin-suerte, la venganza de lxs invisibles, la lucha por el mañana, el color de la sangre, la memoria de una humanidad amnésica, el abrazo de la rabia, del amor y de todos los procesos y todas las magias que nos convierten en parte de esta leyenda que nunca, nunca encontrará final, inconclusa, intrigante, esperando que lxs bárbarxs escriban en sus páginas otra historia sobre el Valhalla y aquellxs demasiado muertxs para atreverse a ver más allá de los barrotes de esta cárcel invisible que han llamado vida.



Arrancando... la espina que nos alimenta... de la que depende... nuestra equivocada existencia... sin que percibamos el conformismo... que nos condena al sufrimiento... y ves como quieren que retuerzas... tus manos atadas... sin dolor... sin dolor... sin dolor... sin dolor... no sólo te buscas un consuelo... tan sólo te eximes... de la razón... de la razón... de la razón... de la razón... y escuchas las voces... que susurran muerte... ahogadxs en pena... despojos de toda una vida... nuestras cabezas... golpearán... los muros de cristal... que nos reflejan... o andaremos cabizbajxs mirando de no tropezar... con nosotrxs mismxs... con nuestros pensamientos... con las manos manchadas de sangre que pertenecen a las cadenas que nos agarran... con las manos... manchadas de sangre... que pertenecen... a las cadenas que nos agarran... sin que tus palabras... puedan romper el llanto... que te ahoga el recuerdo... de otra vida que muere... por cada paso que damos... hacia nuestra decadencia... observando el camino... que ya hemos recorrido

No hay comentarios:

Publicar un comentario