sábado, 12 de noviembre de 2011

Streetlight Manifesto

Me he reconocido varias veces como aficcionado al ruido de la guitarra y el bajo con distorsión, a las voces guturales, los alaridos y todo aquello que, en definitiva, pueda provocar una embolia o reventar el tímpano a Amaral y compañía.

Sin embargo, no todo va a ser ruido y estos tipos me gustan cada vez más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario